martes, 30 de septiembre de 2008

TISANA COADYUVANTE PARA EL ALCOHOLISMO

Biol. Miguel Angel Gutiérrez Domínguez
Biol. Yolanda Betancourt Aguilar
Jardín Botánico Universitario, Facultad de Agrobiología,
Universidad Autónoma de Tlaxcala


Introducción
El alcoholismo es un tipo de fármacodependencia física y psíquica, que crea una enfermedad crónica, caracterizada por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas que interfiere con la salud física y mental del individuo y con las responsabilidades sociales, familiares u ocupacionales.
La dependencia física se manifiesta en la reaparición de los síntomas cuando el consumo de alcohol se interrumpe, y en la tolerancia a los efectos causados por el alcohol. El desarrollo de la dependencia al alcohol puede surgir en un periodo de 5 a 25 años, seguido de un patrón progresivo. En un primer periodo del proceso, el individuo puede desempeñar sus tareas laborales y domesticas, aunque muestra una alternancia de periodos de normalidad con otros de evasión de la realidad, estallidos de violencia esporádica y depresión. Más adelante, las consecuencias físicas, reveladas por síntomas gastrointestinales, del sistema nervioso central y de abstinencia, van dificultando cada vez más la normal realización de las actividades diarias.
El individuo pude mostrarse ofendido ante el diagnostico de alcoholismo y se resiste a reconocer la influencia ejercida por la bebida en la desintegración de su vida.
Señales de dependencia del alcohol
• Si ha pensado alguna vez que debe disminuir o cortar la cantidad de bebidas que consume
• Si le ha molestado la gente al criticar sus hábitos de beber alcohol
• Si se ha sentido mal o culpable debido a sus hábitos de consumo de alcohol
• Si ha tomado una bebida alcohólica acabándose de levantar en la mañana.
Causas
No existe una causa definida. Sin embargo algunos individuos tienen mayor riesgo para desarrollar el alcoholismo, debido a sus antecedentes familiares (factores genéticos o bioquímicas); estilo de vida estresante,
influencias culturales y sociales como: la disponibilidad del alcohol y la aceptación social del consumo de alcohol. Factores sicológicos como ansiedad, depresión o baja autoestima. El alcohólico, por lo general, trata de refugiarse en la bebida, olvidar su situación presente, evadirse, tomar confianza y seguridad en sí mismo, o autodestruirse algunas veces incluso.
Efectos del alcohol
La acción tóxica del alcohol se manifiesta primeramente en la corteza gris, disminuyendo las inhibiciones psíquicas y alterándose la autocrítica. La ingestión excesiva del alcohol lleva al sujeto a un estado de buen humor y "alegre". Es como si de repente el alcohol se convirtiese en un aliado del incomprendido, frustrado, triste o desesperado y le diese las fuerzas para sonreír, ser osado o simplemente capaz de abrirse a los demás. El alcohol tapa la timidez pero no la trata ni la cura jamás. Hace de parche pero lleva veneno. El alcohol es un mortal enemigo de las venas y las arterias. Las endurece y provoca obstrucciones, trastornos en el cerebelo, los cuales son responsables del equilibrio general y la tensión muscular. Así mismo las intoxicaciones fuertes de alcohol pueden afectar a la médula espinal, la cual cosa acaba provocando paralizaciones en la médula elongada y especialmente en los centros respiratorio y circulatorio, produciendo no pocas veces la muerte.
Si la sociedad, en vez de marginarlos tanto, cuidará a estas personas como enfermos que son y les ayudara con terapias y tratamientos adecuados, seguramente que tendríamos menos alcohólicos.
Fitoterapia para alcoholismo
La función principal de la fitoterapia en el tratamiento del alcoholismo consiste en utilizar aquellas plantas cuya finalidad es:
• Plantas hepatoprotectoras, que protegen al hígado contra la agresión del alcohol.
• Plantas tranquilizantes, que disminuyen la ansiedad de los alcohólicos, relajan su espíritu y le permiten dormir mejor
• Plantas andidepresivas, que ayudan a superar estados depresivos.

Ingredientes
1 cucharada de hojuelas o tallos de avena (Avena sativa)
1 cucharada de partes aéreas de cola ce caballo o carricillo (Equisetum spp.)
½ cucharada de hojas de boldo (Peumus boldus)
½ cucharada de hojas de té verde (Camelia sinensis)
½ cucharada de hojas de diente de león (Taraxacum officinale)
½ cucharada de hojas de romero (Rosmarinus officinalis)
½ cucharada de hojas de estafiate (Artemisia ludoviciana ssp. mexicana)
½ cucharada de rizomas o camotes de valeriana mexicana (Valeriana edulis ssp. procera)
½ litro de agua

Utensilios
1 cuchara sopera de acero inoxidable
1 cuchillo de cocina
1 coladera de plástico
1 toallita de papel o tela para limpiar la mesa
1 papel filtro para cafetera
1 palita de madera
1 taza o tazón medidor de vidrio

Forma de preparación
1. Trocear y lavar las plantas
2. Poner a hervir el agua con la valeriana
3. A empezar a ebullir añadir las demás plantas, bajar la flama, tapar el recipiente y dejar por 10 minutos
4. Colar y entibiar

Forma de empleo y dosificación
Tomar una taza antes del desayuno y la comida por quince días seguidos y tres de descanso hasta ver resultados satisfactorios.


Precauciones o contraindicaciones
No usar en el embarazo ni lactancia.

Dónde conseguir o conocer las plantas de la fórmula herbolaria?
En Apizaco las puede comprar al 241 41 85 100 o verlas en vivo en el Jardín Botánico Universitario, Av. Universidad No. 1, Tlaxcala, Tlax. Visitas guiadas hablar al 246 46 223 13.